Las vacunas son la principal herramienta de la medicina para prevenir, controlar y erradicar enfermedades que pueden poner en riesgo la vida de las personas.

Las vacunas son preparaciones que, suministradas a las personas, tienen por objetivo generar inmunidad frente a distintos virus y bacterias. De este modo, cuando la persona vacunada se expone a esta enfermedad, no la tendrá.

“Hay enfermedades gravísimas que han desparecido gracias a la vacunación. En los años 50, la principal preocupación de los padres era que sus hijos contrajeran poliomielitis y fallecieran o quedaran con parálisis. La vacuna, dada a conocer el año 1955 por su creador el doctor Jonas Salk, erradicó esta enfermedad de casi todo el mundo, los padres viajaban enormes distancias haciendo grandes filas para vacunar a sus hijos”.

Las vacunas son seguras y la principal herramienta de la medicina en la lucha contra graves enfermedades. Por esto, los especialistas hacen un llamado a estar informado respecto a las vacunas disponibles y ser activamente responsables en nuestro proceso de inmunización.

Vacunas en adultos

Vacuna Influenza: se debe administrar cada año y es fundamental en la reducción de la mortalidad por esta enfermedad. Según recientes estudios, esta vacuna redujo en un 82% el riesgo de los adultos de ingresar a cuidados intensivos por complicaciones derivadas de la influenza.
Vacuna Enfermedad Neumocócica: esta vacuna protege contra enfermedades invasivas y graves causadas por un agente bacteriano llamado neumococo que pueden causar secuelas o muerte, entre ellas se encuentra la neumonía, meningitis, bacteremia.
Vacuna Hepatitis B: se administra en 3 dosis y permite prevenir el contagio de esta grave enfermedad infecciosa y sus complicaciones como la hepatitis fulminante, cirrosis y cáncer hepático.
Vacuna Herpes Zoster: esta vacuna protege contra el virus varicela-zóster, que puede causar herpes zóster cuando se reactiva. La infección por herpes zoster se caracteriza por ser muy dolorosa.
Vacuna VPH: esta vacuna protege contra el virus papiloma humano, la principal causa de cáncer de cuello de útero en mujeres y de infecciones de la piel y las mucosas. Se aplica tanto a hombres como mujeres con el fin de controlar el contagio de este virus.
Vacuna antitetánica: protege contra el tétanos que es una enfermedad bacteriana con altas tasas de mortalidad.
Vacuna antimeningocócica: protege contra el meningococo, bacteria que puede causar enfermedades como meningitis y meningococcemia. Se usa en personas jóvenes que viven y comparten con un gran número de personas de la misma edad, por ejemplo, militares, residencias universitarias, entre otras.

 

Pacientes crónicos y grupos de riesgo

Las vacunas tienen por objetivo proteger a la población sana de una serie de complejas enfermedades. En los casos de grupos de riesgo o pacientes con enfermedades crónicas cumplen un rol fundamental en prevenir cuadros complejos y complicaciones derivadas de sus condiciones de base.

Deben consultar con su médico para establecer un programa de inmunización especial:

  • Adultos Mayores
  • Adultos con etilismo crónico
  • Adultos con tabaquismo crónico
  • Mujeres embarazadas
  • Adultos con patología pulmonar crónica: Asma, EPOC y Enfisema
  • Pacientes con diabetes
  • Pacientes con cardiopatía crónica: insuficiencia cardíaca congestiva y miocardiopatías
  • Pacientes con inmunosupresión o tratamientos que afecten su inmunidad como cáncer, uso de corticoides, uso de terapia biológica
  • Pacientes con insuficiencia renal

Vacunas y viajes

Dependiendo del destino del viaje, sus condiciones geográficas, clima y presencia de enfermedades, será necesario recibir algún tipo de vacunas, como por ejemplo fiebre amarilla, fiebre tifoidea, rabia, difteria y tétanos, entre otras.